Sara Al-Ali visita Abu Dabi – 25 Magazine: Issue 7

Sara Al-Ali visita Abu Dabi – 25 Magazine: Issue 7

MMi primera visita a la ciudad de Abu Dabi fue en 2012: fue una visita muy breve, y debo confesar que lo que me interesaba de ella era la Isla de Yas, sede del único parque temático del mundo dedicado a Ferrari.

Esta isla artificial es una prolongación de la isla natural de Al-Saadiyat situada en el Golfo de Arabia, el mayor eje de educación y cultura de Abu Dabi: es la sede del campus de la Universidad de Nueva York y de varios museos, incluyendo el Louvre Abu Dabi y el Museo Nacional Zayed.

Por aquel entonces, el rápido vistazo que pude echarle al paisaje de la ciudad incluyó sus modernos y atractivos rascacielos, sus enormes centros comerciales y sus lujosos edificios, todos ellos fiel reflejo de la privilegiada posición de Abu Dabi como capital y ciudad natal de la familia Al-Nahyan, una de las seis que gobiernan los Emiratos Árabes Unidos. Aparte de su papel a nivel cultural, económico y político dentro de los EAU, la ciudad desempeña además un importante papel religioso. En ella se encuentra una de las mezquitas más grandes de la región, la Gran Mezquita Sheikh Zayedn un extraordinario ejemplo de arquitectura islámica moderna.

Una tierra llana y espaciosa llena de pequeños edificios desperdigados, en su mayoría casas, en contraste con los gigantescos rascacielos de la ciudad: esa fue mi primera impresión de Abu Dabi, condicionada tanto por mis propios intereses en aquel momento como por lo que fui capaz de ver en tan breve periodo de tiempo. No pensé que volvería a visitar la ciudad otra vez, a pesar del hecho de que sabía que iba a afrontar un gran plan de desarrollo. No me interesaba en absoluto; me parecía muy superficial.

En 2013, mi vida dio un gran giro: desarrollé una gran pasión por el café. He viajado durante toda mi vida de una ciudad a otra, pero mis experiencias en cada una de ellas a través del café han hecho que cambie mi forma de entenderlo y apreciarlo. La primera vez que miré Abu Dabi desde este prisma fue en 2015, y hoy, a medida que voy de un café a otro cada vez que vengo de visita, siento (más que ver) lo viva y sofisticada que se ha vuelto la ciudad desde mi primera visita en 2012.

Situado en el campus principal de la Universidad de Nueva York, el Blacksmith Coffee es uno de mis lugares preferidos para trabajar y estudiar. Se trata de un café contemporáneo, con un interior sencillo aunque elegante; su color principal es el negro, pero con el toque de claridad que le infunden las mesas de madera de roble y las barras del bar. Ofrece una variedad de bebidas y de sabrosos aperitivos limitada, todos ellos pensados para adaptarse a la ajetreada vida de los estudiantes y del personal de la universidad que frecuentan el café.

Algunos kilómetros más allá de la isla de Al-Saadiyat se encuentra mi local favorito: el Joud Café. Se trata de una de las primeras cafeterías de especialidad de la ciudad, y ofrece una amplia selección de deliciosos postres y un completo menú además de su café de reconocida calidad. Atrae fundamentalmente a lugareños, de unos treinta y tantos años, siempre a la búsqueda de nuevos lugares acogedores para socializar de entre toda la oferta existente en Abu Dabi. Lo que es más importante: ¡el Joud Café es el único lugar de Abu Dabi en el que se puede disfrutar de un café de especialidad en un ibrik! Seguro que entienden por qué me gusta tanto…

Pero la comunidad del café de especialidad de Abu Dabi, al igual que su skyline, crece constantemente. Un nuevo café, el Coffee Architecture, abrió sus puertas en septiembre de este año. Nooran, su fundadora, es barista y arquitecto, y ha sido la primera mujer en obtener el certificado Q en la región gracias a su auténtica pasión por el café. Su café, como muchos otros en Abu Dabi, se centra en la calidad, celebra la diversidad y ofrece un ambiente muy acogedor, alegre y colorido. ¡Estos cafés están creando nuevas y emocionantes comunidades, y ya estoy deseando volver de visita! ◊

SARA AL-ALI ha sido subcampeona del MENA Cezve/Ibrik de 2016 y finalista del World Cezve/Ibrik Championship del mismo año. Es propietaria y dirige el THAT COFFEESHOP en su ciudad natal de Riad, Arabia Saudí, y es formadora certificada por la SCA.

Una de las primeras cafeterías de especialidad que abrieron en Abu Dabi, el Joud Café, ofrece a los lugareños un ambiente a la vez vivo y sofisticado en el que socializar a partir del café. (Créditos: Joud Café.)

¿Es usted miembro de la SCA? Suscríbase de forma gratuita a la versión impresa en inglés de la revista 25 en sca.coffee/signmeup.

¿Aún no es miembro? Únase ahora y colabore con nuestra asociación empresarial sin ánimo de lucro en sca.coffee/join.